Led Zeppelin – Celebration Day. 2012 : Review. Crítica del concierto.

Publicado el 18/11/2012 | por Perem | Led Zeppelin

Sí, mañana día 19 de Noviembre es la fecha prevista para el lanzamiento del largamente esperado Celebration Day que recoge todo lo acontecido en aquel ya lejano Diciembre de 2007, y ahora, en este momento, no estará de más recordar la review publicada hace justo un mes, en el momento en que fue estrenada en los cines:


Cinco años han pasado ya desde que 18 mil afortunados pudieron estar en el O2 Arena siendo participes del último concierto de Led Zeppelin, y por mucho que a lo largo de este tiempo se haya especulado con la posibilidad de que no existiera material oficial del evento y nos tuviéramos que conformar con el vídeo que ya lleva algunos años circulando en la Red, varias cosas quedan claras al salir del cine, y una de ellas es que desde el momento en que suenan las primeras notas del Good Times Bad Times, ya se tenía claro que en algún momento el concierto iba a ser comercializado.

Sí, técnicamente la película es perfecta. La realización y el posterior montaje de la misma, en todo momento se tiene claro que se trata de plasmar lo que en su momento llegaron a ser los conciertos del grupo, y para ello se trata de sumergir al espectador durante dos horas en las entrañas de Led Zeppelin, para que una vez finalizadas, el espectador tenga la sensación de que ha estado presente en el O2 Arena, como antes hubiese podido estar en el Knebworth, o en el Madison Square Garden…. o cualquier otro recinto habiendo sido materialmente aplastado por la maquinaría zeppeliana.

Eso sí, que nadie se engañe, el concierto de 2007 refleja los Led Zeppelin “actuales” una vez transcurridos 28 años desde los últimos grandes conciertos del grupo que tuvieron lugar en agosto de 1979 en Knebworth, donde el grupo se encontraba en su plena madurez y tres eran las horas en que estaban encima del escenario con unos setlist de autentico escándalo.

Led Zeppelin
Celebration Day.

Tracklist

1. Good Times Bad Times
2. Ramble On
3. Black Dog
4. In My Time Of Dying
5. For Your Life
6. Trampled Under Foot
7. Nobody’s Fault But Mine
8. No Quarter
9. Since I’ve Been Loving You
10. Dazed And Confused
11. Stairway To Heaven
12. The Song Remains The Same
13. Misty Mountain Hop
14. Kashmir
————
15. Whole Lotta Love
16. Rock And Roll

Como se puede observar,16 son los temas que componen este Celebration Day que va a pasar a la historia como el último concierto del grupo. Un útimo setlist, que en principio parece bastante estudiado con cuatro canciones del Led Zeppelin IV, tres del Physical, dos de Led zeppelin II, del Houses, del Presence el I, y una del III, con la particularidad de que el For Your Life era la primera vez que era tocada en directo.

Y si bien este setlist es absolutamente impecable, no deja de tener algunas carencias bastante significativas sobre el Led Zeppelin de 2007, y es que cae de la lista la que en casi todas las listas sobre las mejores canciones del grupo siempre acaba colocándose entre las cinco mejores como es el caso de la monumental obra maestra llamada Achilles Last Stand, y todo parece indicar que el motivo no es la falta de Bonzo ya que Jason a lo largo de todo el concierto, pero sobre todo en Kashmir, ya se encarga de demostrar que muchas fueron las horas que estuvo ensayando para que su trabajo a la batería pudiera estar a la altura del que realizaba su padre antes de su fallecimiento; no, todos los indicios de que el Achilles no cabalgará de nuevo en el O2 Arena apuntan a que, posiblemente, Page decidiera no adentrarse en campos tan complejos como son los de este tema. y por otra parte, se encuentra a faltar alguna referencia al ITOD, como puede ser el In The Evening que no solía faltar en ninguno de los últimos conciertos del grupo.

Sí, una referencia al ITOD en este último concierto del grupo no hubiese estado nada mal, aunque solo fuera para callar a las voces que consideran este último disco del grupo como totalmente prescindible dentro de su discografía, aunque en esta casa, varias y variadas han sido las veces que nos hemos encargado de señalar que, si bien no consigue situarse al mismo nivel que los grandes discos del grupo, estamos hablando de un muy buen disco.

Y hasta aquí, a modo de “pequeño” preámbulo” la idea preconcebida que se puede tener antes de entrar en la sala donde se va a proyectar Celebration Day, pero una vez las luces se apagan y empiezan a salir los primeros fotogramas es fácil darse cuenta de que Dick Carruthers, el director de la cinta, va directo al grano y se deja de pasos previos, y que tiene claro que lo que nos quiere mostrar es simple y llanamente lo que es un concierto de Led Zeppelin, y para ello sitúa la cámara de manera que te ves mezclado con el público que está ansioso de que el concierto empiece, y delante tuyo tienes el escenario que se encuentra a oscuras, para de inmediato cambiar de plano para ver la entrada de Page, Plant, Jones y Jason, y ver como todos se sitúan en posición y, tras unos breves instantes de pausa, las primeras notas del Good Times Bad Times se apoderan del recinto, y si bien unos segundos son necesarios para engrasar la maquinaría, lo que viene a continuación es una primera muestra de que algo grande va a suceder y que acaba confirmándose con el primer gran momento estelar de la velada: ese Black Dog con el que el grupo empieza a apretar el acelerador y poner una marcha más en el concierto.

Es con este Black Dog que el grupo pone la velocidad de crucero que ya no dejará hasta que Jason, bajo la atenta mirada de complicidad de los otros tres ponga final al concierto con ese brutal Rock And Roll encargado de cerrar la carpeta Led Zeppelin, pero hasta llegar a este punto muchas cosas han de pasar, y muchos detalles a destacar.

Sí, Plant sigue teniendo esa presencia colosal, pero la vestimenta elegida para el día del concierto ya deja claro que desde hace algunos años otras son las sendas por las que prefiere transitar y que si se encuentra ahí en el escenario, tal como se encarga de recordar varias veces, es porque se lo prometieron a Ahmet Ertegun, y si bien su actuación es impecable, como no podía ser de otro modo, se nota, y mucho, que no tiene la misma implicación que Page, que , si bien primero aparece vestido de etiqueta, no tarda mucho en acabar como el Jimmy de Knebworth.

Y por la otra banda tenemos a Jones que se limita a lo largo de las dos horas de concierto a hacer lo que siempre ha hecho, es decir estar ahí, como si no quisiera, pero consiguiendo crear el equilibrio necesario para que el engranaje no salté por los aires. No dice nada; de vez en cuando alguna mirada de complicidad hacía Jimmy, pero en todo momento lo vemos controlando que todo funcione a la perfección, y es que Jones ha sido pieza clave en el devenir del grupo. Y ya solo queda hablar de Jason, y podríamos hacerlo largamente ya que tiene momentos anotológicos como es ese Kashmir que se marca, pero se podría resumir diciendo que hace honor a su progenitor y que desde donde narices estuviese Bonzo aquel día, seguro que se sintió orgulloso de ver a su hijo ocupando su puesto.

Y lo que viene a continuación, y más si, como la mayoría de los asistentes a la proyección, se ha crecido con el grupo y con los grandes Totems que dominaban el Rock en la década de los 70, es simplemente un torrente de emociones y sensaciones que hacen que este Celebration Day sea de obligado visionado, evidentemente mejor en una sala de cine que en un reproductor de DVD o Blu-Ray, para comprobar que, si bien, tal como se ha mencionado al inicio, no estamos hablando de los Zep del 75 o del 79, Led Zeppelin ha sido la banda más grande que ha pisado el Planeta Tierra. Sí, algunos, muchos, pondrán en cuarentena tal afirmación y empezarán a salir nombres como los Stones, Queen, Purple, Sabbath….. pero la versatilidad y el recorrido de Page & cia se me antojan difíciles de igualar, y una buena muestra de ello lo tenemos con ese Dazed and Confused que viene de un Since I’ve Been Loving You previo, y que a su vez había sido precedido de un monumental No Quarter, para entrar directamente con la ya eterna Stairway To Heaven, para, después de la siempre efectiva y colosal The Song Remains The Same, y del divertimento en forma de Misty Mountain Hop, entrar en el momento cumbre del concierto como es ese Kashmir en el que el grupo luce como en los grandes momentos, para adentrarse en la parte final con un Whole Lotta Love, que se aleja de viejas experimentaciones, para ceñirse al guion original y cerrar el circulo con Rock And Roll, canción con la que en una época daban inicio los conciertos y que aquí, evidentemente no es fruto de la casualidad, es la encargada de cerrar la carpeta Led Zeppelin, y tampoco es por casualidad que Jones, Page y Plant se junten delante de Jason en el momento en que este da por finalizado el tema.

Y Dick Carruthers, de la misma manera que da inicio al concierto, es decir, directo, sin adornos de ninguna clase, se encarga de finiquitarlo, ya que es con los cuatro músicos abandonando el escenario cuando decide poner fin a la cinta. Nada, ningún adorno innecesario a lo largo de las dos horas de película. Dick simplemente quiere mostrarnos como es un concierto de Led Zeppelin, eso sí, grabado con todo lujo de detalles, y sin duda lo consigue, ya que si con anterioridad teníamos el The Song Remains The Same, que, por cierto, el que aquí escribe, ya estuvo en su momento en el estreno de la película, o las imágenes del Royal Albert Hall, las del Earls Court del 75, o las de Knebworth del 79, la manera de montar las de este del O2 Arena, harán que, para los que no han tenido la suerte de estar presentes en un concierto del grupo, este Celebration Day sea lo más parecido a poder haber estado presente en un concierto de Led Zeppelin.

Y no sería justo cerrar esta breve y concisa crónica sin hacer mención a la figura de Jimmy Page, que a lo largo de los 16 temas de este concierto vuelve a demostrar una vez más que es bajo el manto de Led Zeppelin cuando da lo mejor de si mismo y se convierte en un guitarrista de otro Planeta. 16 Canciones en la que saca todo su repertorio en el que no puede faltar el arco de violín, o el Theremin en las habituales Whole Lotta Love o No Quarter, la habitual Gibson Double Neck reservada para Stairway to Heaven y The Song Remains the Same, y sus habituales Les Paul, aunque siempre acaba destacando esa preciosidad que es la Gibson Black Beauty, que le viene perfecta,

Y, por si no ha quedado claro, y a modo de resumen, simplemente acabar diciendo que este Celebration Day es: Imprescindible, emotivo, brutal, de visión obligada, una obra maestra, un documento histórico……………

Contenido perteneciente a The Best Music. Puedes seguirnos tambien en Twitter y en Facebook.

Sobre el autor

Titulado en leyes, amante del apasionante mundo de las estadísticas y desde 2007 en la Red con este artefacto llamado RockTheBestMusic. Y sí, Led Zeppelin es el mejor grupo que ha transitado por el Planeta TIierra.

Publicidad

2 Respuestas a Led Zeppelin – Celebration Day. 2012 : Review. Crítica del concierto.

  1. Luis Cifer dijo:

    Lo acabo de ver. Imagen y sonido sobresalientes. Jason entregado y emocionado, el resto de la banda de otro planeta. Tremendo. Que pena que no hicieran más conciertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *