Diez series americanas necesarias: Apéndice

Publicado el 02/06/2012 | por Edgar Corleone | Cine

Muchas se quedaron fuera en las cinco entregas del reportaje. Tan amplia es la oferta de televisión de calidad americana y tan fanático me considero de esta sub-cultura, que sentí que me debía algo a mi y a la propia causa. Prometo un apéndice, y aquí está. He considerado apropiada (que no suficiente) una lista de diez recomendaciones breves. Diez series que considero de calidad indudable, y que cualquier seguidor de estos trozos de cine de 20, 40 o 55 minutos disfrutará. Allá van:

Lights Out

Una serie muy reciente que sufrió una temprana e inmerecida cancelación. A un boxeador retirado le acorralan las deudas económicas. Toda su familia vive de sus rentas, ahora inexistentes, y se ve obligado a aceptar un cierto tipo de encargos turbios de los que muy pocos se sienten orgullosos. Una vuelta al ring le supondría el alivio económico necesario, pero ni su salud, su mujer o sus hijas están dispuestas a verle peligrar de esa manera. “Lights Out” es un drama de apariencia tópica que funciona de maravilla. Levanta pasiones y frescura a lo largo de 13 capítulos que concluyen de manera inmejorablemente dura. Merecía mucho más, aunque una retirada a tiempo, es una gran victoria. En esto de las series, más.

Como Conocí A Vuestra Madre

Padre de familia comienza a contarle a sus corderos la historia de cómo conoció a su mujer, la madre de los susodichos. Es la historia de un grupo de jóvenes veinteañeros de New York, a cada cual más esperpéntico, con personalidades tan cómicas como marcadas protagoniza aventuras de veinte minutos de duración a lo largo de las cuales es inevitable liberar carcajadas. Las tres primeras temporadas son imprescindibles. A partir de ahí descendió en calidad, pero solo por Barney Stinson merece la pena seguir viéndola, amén de algunos capítulos que brillan con la calidad de los inicios.

Deadwood

El maravilloso western de HBO. La historia basada en hechos reales del pueblo Deadwood en plena fiebre del oro. Un drama de poder, ambición, violencia e Historia americana. Una larga película del oeste que se aleja de los tópicos del género cinéfilo por excelencia. Difícil adaptarse a su ritmo, pero inevitable admirar su calidad, su perfección técnica, y al personaje de Al Swearengen. A partir del tercer capítulo, engancha muchísimo. Quizás demasiado seria para quienes busquen un mero entretenimiento, pero para quienes creen haber visto todo sobre el Oeste.

The Shield

Si la califico como la mejor serie policiaca que he visto, es porque no considero The Wire como una mera serie policiaca. Aquí, un grupo especial de policías de Los Ángeles libra una interminable y violenta batalla contra las bandas de traficantes utilizando métodos muy poco ortodoxos. Un capítulo piloto bestial abre un desarrollo de los personajes que les lleva a límites morales inauditos, lo que es, junto con su adrenalítica narrativa, el gran acierto de la serie. Historias autoconclusivas, mucha violencia explícita y un protagonista que se gana todo nuestro apoyo/amor/odio siendo un verdadero cabronazo que no encuentra manera más adecuada de velar por sus intereses y los de su familia. Un violento funambulismo sobre la cuerda floja de la ética.

The Corner

La semilla de The Wire, aunque aquí no hay policías: solo un barrio de Baltimore y una familia destrozada a causa de las drogas. Grabada a modo de documental pero con algunos actores profesionales, se cuenta una desgarradora historia de rendición, de fuerza de voluntad y falta de ella, de desesperación, de descenso al infierno y de vuelta a la superficie. Son sólo seis capítulos de cruda narración sin efectismo o aderezo dramático artificial. Realista y dura. Deja huella.

Sons Of Anarchy

Una de las estrellas de la parrilla actual que acaba de finalizar su mejor temporada (4ª). Comienza sencilla y ligera, pero cobra profundidad a cada capítulo. Los tejemanejes de cada uno de los integrantes de una banda de moteros y su relación con el pueblo que habitan dan para mucho: borracheras, luchas entre bandas (violentas, claro está, señal de que su creador es uno de los responsables de The Shield: Kurt Sutter), dramas familiares y la irrupción de los más bajos instintos del hombre y la mujer a la hora de tomar decisiones son sus ingredientes. Profunda y de fácil visionado. Muy recomendable.

24

Una de las series más adrenalíticas que se pueden ver. Capítulos que representan una hora de acción real en la vida de un agente de la unidad federal antiterrorista de Los Angeles, temporadas de 24 capítulos que conforman un día en el que ocurre todo lo imaginable y más. Conspiraciones contra el presidente de los EEUU, grupos terroristas, amenazas inminentes, y un super-hombre llamado Jack Bauer que tiene más carisma que Jimi Hendrix prendiendo fuego a su Stratocaster, o casi. Adictiva.

Firefly

Uno de los primeros pasos de Josh Weddon, autor también de “Buffy” y la reciente “The Avengers”. Es un western de ciencia ficción. Una especie de mezcla entre “Star Trek” y “Rio Bravo”. Mucho humor, caza-recompensas, encargos fuera de la ley, tiroteos, peleas a mano descubierta y un elenco de personajes inolvidable. Bastante adelantada a su tiempo, por cierto, precursora de “Lost” y otras tantas. La disfruté hace muy poco, y ha soportado el paso del tiempo de forma excelente. Fue cancelada, pero la cinta “Serenity” sirvió de perfecta conclusión. Deja un suave y agradable poso. Algunos bonitos recuerdos. Muy divertida.

Friday Night Lights

Un polvoriento pueblo del sur de estados unidos. El fútbol americano es su religión, su obsesión y su motivación. Un nuevo entrenador para el equipo local aparece y lo cambia todo. Es la historia de una panda de chavales perdidos en plena adolescencia, de unos padres con los problemas de cualquiera, y de cómo vivir dedicado a una pasión con desenfreno como es el futbol americano en este caso. Tiene lo mejor de un drama, de las películas de deportes y de “Field Of Dreams”, pero está rodada con cámara al hombro, de muy dinámica, y sus personajes son mucho más profundos y consistentes que los de cualquier culebrón. Les cogí casi tanto cariño como a los de “Six Feet Under”. No disfruto el futbol americano, pero la realización de esta serie provocó que me emocionara con cada tanto en los partidos. Ha terminado convertida en una adorada serie de culto, y con razón. Ideal para veinteañeros y sus madres.

Expediente X

Casi tan mítica como Twin Peaks. Además, cuenta con la ventaja de haberse emitido numerosas veces en España, y a algunos nos animó la más temprana juventud. Yo la recuerdo como algo que se convirtió en una obsesión y que potenció mi imaginación sobremanera. El entramado de sucesos en el que se veía sumergida una pareja de agentes del FBI dio pie a numerosos episodios auto-conclusivos donde los alienígenas y las conspiraciones políticas eran atrayentes de la curiosidad y obsesión del espectador por el misterio más morboso y mejor contado. Un clásico de la televisión americana que no ha soportado mal el paso del tiempo. Santo Mulder, Santa Skully, tenéis que verla.

Punto y final.

El mundo de las series es basto, y cada año surgen nuevas y originales ideas que acaban triunfando y se renuevan para futuras temporadas (“Boardwalk Empire” o “Juego de Tronos”, por ejemplo) o por otra parte, se ven canceladas por el maltrato de la audiencia o los excesivos costes (“Awake”, “Pan Am” o en su día “Firefly”). Me he centrado en los pilares más básicos de la televisión moderna, y en los presentes imprescindibles, los estandartes del buen hacer americano, pero ahí fuera hay muchísimo más por descubrir y más aún por llegar. Doy gracias a esa panda de creativos, actores, realizadores y uploaders que me permiten disfrutarlo desde este lado del charco.

Sinceramente, espero haber levantado alguna pasión seriéfila oculta entre los lectores, o al menos, haberle abierto algunas puertas ocultas a los adictos empedernidos. Disfruten del sofá, sus 40 pulgadas de plasma o led, su snack favorito y alguna de estas maravillas. Yo haré lo propio.

Ver Parte I
Ver Parte II
Ver Parte III
Ver Parte IV
Ver Parte V

Sobre el autor

A la música le dedico la mayor parte de mi tiempo, pero aunque el rock me apasiona desde que recuerdo, no vivo sin cine ni series de televisión. Soy ingeniero informático, y cuando tengo un hueco, escribo sobre mis vicios. Tres nombres: Pink Floyd, Led Zeppelin y Bruce Springsteen.

Publicidad

2 Respuestas a Diez series americanas necesarias: Apéndice

  1. marlaior dijo:

    De las actuales yo añadiría Homeland y Juego de Tronos y ¿por qué no? también a Walking Dead. de las frikis, yo nombro a Battlestar Galactica. Me gustan este tipo de series que son como un largometraje de tropecientos minutos, que no se limitan a repetir una y otra vez el mismo esquema si no que permiten al lector el lujazo de no saber qué va a pasar en este episodio.

  2. RTHB dijo:

    Expediente X: Imprescindible en su momento, y si bien en algunos capítulos, tal como comentas, no aguanta el paso del tiempo, en otros, cuando se centra en la trama principal, la verdad es que dejan ver bien.

    SON: Simplemente brutal. De lo mejor que he visto en los últimos años. De nuevo toca catalogar de imprescindible.

    “24”: Simplemente la mejor serie de los últimos años, y que, posiblemente, tendría un lugar en el Olimpo de las más grandes. Ritmo, carisma de los personajes, una buena dosis de mala leche, un tiempo real que hace que los guionistas suden de lo lindo para poder cuadrar la historia…. y….. un Jack Bauer, con un Kiefer Sutherland en estado de gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *