Unisonic – Unisonic (2012): Review.

Publicado el 03/04/2012 | por Perem | Reviews

En 2010 cientos de miles de tecleos inundaron foros metaleros hablando de la vuelta de Michael Kiske al estilo del que renegó durante años. Unos videos del cantante ejercitando sus dotes en directo, interpretando incluso algunas canciones de Helloween levantaron la euforia del personal hasta límites insospechados. Kiske había vuelto.

Que si, que yo también le adoro, y he de confesar que disfruté sobremanera con Place Vendome. Que el vocalista alemán se reuniera con el gurú del hard rock melódico Dennis Ward al bajo, Kosta Zafiriou a la batería y Mandy Meyer para formar una banda, fue un notición, o así lo veo yo. Me importan un pepino las declaraciones de Kiske en su día, aun habiendose disculpado. A lo que yo dedico mi tiempo es a disfrutar de sus labores como músico. Que Kai Hansen se subiera al barco fue la repanocha, y después de mucho “hype”, el disco cayó en nuestras manos.

¿Es lo que se esperaba? Pues depende. Uno es mayorcito ya para no pedir por enésima vez el regreso de los Helloween míticos. Ese no era mi problema, porque como digo, adoro el proyecto Place Vendome y su esencia melódica. Sin embargo, y hablo de mi caso partícular, esperaba algo a esa altura con un mayor peso de las guitarras, algo más de dureza. Ah, y grandes temas, que para eso anda por ahí tito Ward batuta en mano.

El debut de Unisonic es el disco de una super-banda, con todo lo que esto conlleva. Expectativas por un lado, y posible frialdad por otro. Las relaciones personales son complicadas, así que solo hay que imaginarlas entre reputados músicos para hacerse una idea de lo que puede surgir de ello. Resultados dispares existen en la historia del rock, por lo que la incertidumbre es inevitable en este caso.

Resulta que el disco está muy bien. Que la voz de Kiske suena espectacular, como si los años no pasaran. Hay guitarras, muchas guitarras. Hay melodías, y hay una variedad dispar de ideas que hacen del recorrido musical del álbum algo imposible de aburrir. Por otro lado, no hay dobles bombos ni rasgueos ultra-rápidos más allá de los que ofrece el tema homónimo. Pero valoremos esto como el disco de una banda “normal y corriente”. Cinco músicos con ideas que han compuesto y grabado un disco con cierto presupuesto en los bolsillos, consiguiendo sonido cristalino y corpóreo, eso si. Olvidémonos de nombres propios y hablemos de canciones.

Pues todo comienza con un veloz corte llamado “Unisonic”, de estribillo épico que recuerda a los primeros Helloween, curioso como siguen influenciando hoy dia, ¿no?. Una buena canción de estructura común que es superada por “Souls Alive” con creces, guitarras elaboradas, teclados sinfónicos y un cantante que se deja la piel en el estribillo. Impresionante la voz de este tipo, de donde habrá salido. La melodía queda señalizada en algún lugar de la memoria del oyente sin que este pueda poner impedimento alguno.

Más canciones impresionantes se suceden. La de ritmo feliz y alegres melodías vocales, “Never Too Late”, y la dramática y vocalmente fuera de serie “I’ve Tried”, una de las mejores del álbum, menos rockera que la anterior y más cercana a la melodía más descarada. Pero los puntos irregulares comienzan a aparecer, y “Star Rider”, luciendo gran épica y coros ostentosos, no cuaja como las anteriores. Sin ser un mal corte, resulta inferior a la anterior, y a la posterior, porque “Never Change Me” contiene la épica de esta, pero bien llevada, con buen hacer artesano en manos de maestros.

“Renegade”, con algunas estrofas ya desfasadas recupera el vuelo pasada la primera mitad con una instrumentación bestial, llena de arreglos de teclados y coros épicos que evocan al heavy metal de los ochenta con total descaro, cuando otro cambio de estilo se produce con “Sanctuary”. El vocalista vuelve a lucirse en el estribillo, y vuelve a sonar un tanto plano en las estrofas. Se echan en falta algunas ideas nuevas en el desarrollo, pero con ello los cortes se disfrutan con nostalgia de una época ya pasada, y con el sonido que la moderna tecnología permite.

Otra ración de gloria con “King For a Day” en la que una voz más rasgada se deja escuchar en los coros tras el torrente del protagonista de la función. Más épica, más clasicismo, más estandares y más melodías guitarreras. Algunos no necesitamos más.

Algo de velocidad ofrecen en “We Rise”, recordando de nuevo a los primeros Helloween, más abiertamente esta vez, pero con modos renovados y brillantes. Guitarras que cortan gaznates y sonoridad entre alegre y dramática. Tema para cabalgar a lomos de un bonito corcel.

No me ha terminado de convencer la única balada del disco, “No One Ever Sees Me”, y es que el vozarrón de ese tipo es incontenible hasta en los momentos más delicados.La potencia de sus cuerdas vocales acaban con la instrumentación y esta vez, la emotividad no me llegó a los oídos.

Ciertos puntos de inflexión no enturbian la sensación de consistencia produce este álbum. Once canciones de hard rock melódico, con las interpretaciones vocales que muchos esperábamos, con melodías evocadoras que cabalgan entre bosques y parajes, sonando a nitidez y modernidad, escondiendo clasicismo descarado. De un super-grupo como este puede esperarse la octava maravilla, pero sinreramente, creo que sería un error. No es más que otra banda, con nombres legendarios que muchos amamos. Ahora, escuchar a Michael Kiske cantando de esa manera sobre esas guitarras, es impagable, y por eso y los 8 temas redondos que contiene, más los que no mantienen tan alto nivel, este disco se lleva un 8,5.

                                                           Edgar Carrasquilla @Gargorisi para Rockthebestmusic

Contenido perteneciente a The Best Music. Puedes seguirnos tambien en Twitter y en Facebook.

Sobre el autor

Titulado en leyes, amante del apasionante mundo de las estadísticas y desde 2007 en la Red con este artefacto llamado RockTheBestMusic. Y sí, Led Zeppelin es el mejor grupo que ha transitado por el Planeta TIierra.

Publicidad

2 Respuestas a Unisonic – Unisonic (2012): Review.

  1. ÁNGEL dijo:

    A mí el EP me gustó, pero ahora mismo me enchufo el disco entero. 8’5 es una notaza tú. Ya te diré algo.
    Abrazos.

  2. Edgar^^ dijo:

    Las notas son tan subjetivas como las sensaciones que produce cualquier disco… Cada vez las aborrezco más, pero hay quien luego te lo echa en cara.

    Yo he disfrutado mucho con el disco, y adoro a Kiske. Es normal queme emocionen con casi todas las canciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *