Las mejores películas del cine mudo

Publicado el 20/07/2011 | por admin | Cine

Uno se acerca al cine mudo con desconfianza. Se trata de un cine obsoleto, viejo, que se entiende superado. Una reliquia o, peor, un vestigio, una antigualla. En realidad, es otra vertiente (la primera de hecho) de ese nuevo arte que surgió con la filmación de imágenes en movimiento, en el que, desde prácticamente sus inicios como género de ficción, podemos encontrar verdaderas joyas, tesoros que hemos querido rescatar para el iniciado en él, haciendo una lista de 50 películas que quien esto escribe ha entendido como las mejores o, al menos, como las imprescindibles, después del visionado selecto de lo que los cinéfilos y críticos han entendido como obras fundamentales, notables, de este arte.

Uno también tiene sus preferencias, sus gustos, claro, y, más allá de aspectos técnicos, que solo los entendidos sabrán apreciar, y aun sin desdeñarlos, ha elegido las que más le hicieron reír, o reflexionar, o le parecieron de una belleza estética singular, o cree esenciales por las novedades introducidas (más allá de sus gustos, más allá de que hoy en día algunas de estas obras fundamentales puedan tener un excesivo metraje o no se sustenten si aplicamos los parámetros en los que suele amapararse el cine moderno). Y sin haber visionado ni mucho menos toda la producción que resultó del buen hacer de los grandes directores y actores de esta época, creo que estas 50 elegidas servirán de acicate para que el lector pueda acercarse a otras películas de tal o cual tendencia, de tal o cual director. Despertar el gusto por este cine es lo único a lo que aspira esta lista.

Dejó escrito Ramón Gómez de la Serna en una de sus greguerías más ingeniosas que, con la invención del cine, las fotografías comenzaron a moverse y cobrar vida. ¡Qué gran apreciación!, porque si algún tipo de cine responde a esta definición ese es el cine mudo (quizá el único que él conocía cuando la escribió). Con el cine mudo comenzó todo, y desde las primeras grabaciones, allá por 1888, hasta que El cantante de jazz (1927) iniciase la nueva andadura del cine sonoro, el cinematógrafo transcurrió por una época llamada silente (en realidad las proyecciones eran acompañadas de música de orquesta o con un simple piano) que sentó las bases de lo que vendría con posterioridad. Con el cine sonoro llegó la incorporación de la voz de los personajes, y eso supuso una disminución de la sobreactuación necesaria para que el espectador pudiese seguir la historia, pues apenas algunos subtítulos (breves en muchas ocasiones) servían hasta entonces para anclar las imágenes y aclarar determinadas situaciones. Fue todo un hallazgo que abría nuevas puertas, pero también una mutilación que ocasionó o significó que, justo cuando el cine mudo estaba dando obras de una sublimidad reconocida, tuviese que adaptarse a esa novedosa e innovadora circunstancias (por motivos comerciales en parte). No deja de ser sintomático que, para mí, la mejor película del cine mudo, Tiempos modernos, se produjese ya en 1936, es decir, cuando el sonoro ya llevaba casi 10 años ofreciendo sus frutos iniciáticos.

Hoy en día, si difícil es ver por televisión la proyección de una película en blanco y negro, más complicado aún es poder disfrutar de una película, además, muda. Como si antes del color, o antes del sonoro, nada hubiese pasado, el cine “antiguo” se ha desterrado a las filmotecas, penumbroso refugio al que se supone que solo acuden personas de traje gris, algo taciturnas o anacrónicas, los ratones de biblioteca del cine. Por suerte (o por desgracia), aún existen determinados canales de pago que dedican todo su tiempo a la emisión de cine clásico, que es donde mejor podemos encuadrar al cine mudo. Con él fue diseñándose paso a paso lo que se ha dado en llamar “lenguaje cinematográfico”. Si la fotografía en blanco y negro (mudas por necesidad) nos ha dejado auténticas maravillas, lo mismo sucedió con el cine mudo de la infancia del cine. Así que hay que acercarse a él ligero de equipaje, sin la ofuscación, la ceguera y la injusticia que ocasionan los juicios preconcebidos, que han de quedar hacinados en el desván.

El cine mudo, para los que son de mi edad, solo existía como “cine cómico”, caracterizado por esos golpes y patadas en el trasero a señores gordos muy serios y con bigote, o por esas persecuciones que nunca acababan pues el policía casi siempre era burlado… Era un cine algo sainetesco, pero que ha dejado grandísimas obras protagonizadas por Chaplin (el más grande), Buster Keaton o Harold Lloyd. Pero, más allá de este cine, existieron otras corrientes entre las que sobresalió en calidad, a mi entender, la expresionista, aunque también la impresionista, la social combativa o la surrealista dieron grandes frutos. En realidad, todas bebieron de todas en continua transfusión, y en algunas de ellas observamos un eclecticismo de rara belleza.

Pero sobre el cine mudo ya existen grandes libros e incluso entradas en Internet que podrán servirnos para ilustrarnos y profundizar sobre el tema. Yo me presento como aficionado a este cine, y no me cansaré nunca de reivindicarlo. El cine mudo hay que verlo con la perspectiva histórica y cultural que precisa. Saber situarlo en su contexto, ir observando cómo evoluciona desde finales del siglo XIX, comprobar luego cuánto influirá en las películas sonoras posteriores y en algunos directores o tendencias concretas, nos ayudará a valorarlo, a quererlo y a saber apreciarlo o al menos hacerlo con equidad. A descubrirlo en definitiva.

Solo por ver rostros como los de Lilian Gish (en Lirios rotos o en El viento) o de Janet Gaynor (en Amanecer o El séptimo cielo) vale la pena darle un repaso a este cine, solo por ver los planos y perspectivas que los rusos subrayan (Tierra, Octubre, El hombre con la cámara…), solo por contemplar la estética de la escenografía en Nosferatu, El gabinete del doctor Caligari, El gólem o Los Nibelungos, solo por el vestuario y la ambientación, la recreación histórica en Intolerancia o Napoleón, solo por los efectos especiales en El ladrón de Bagdad, Metrópolis o La carreta fantasma, solo por todo (permitidme el oxímoron) es fundamental acercarse para degustar lo mejor que dejó este cine. Degustar, valorarlo y después juzgar con criterio. Uno se harta de escuchar opiniones categóricas normalmente hijas de prejuicios o de consideraciones inoportunas o extemporáneas como “el cine mudo no me gusta”, “es de culturetas”, “está pasado”. Así que démosle una oportunidad: veamos las pelis, situémoslas en su contexto (o no), y luego demos un juicio fundado, comentémoslas y regalemos títulos a amigos amados.
Como aficionado, por tanto, presento esta lista de las 50 películas que a mí más me apasionan de las que he visto de cine mudo. Posiblemente falten algunas de las más significativas (una selección siempre supone una suerte de manifiesta deslealtad) pues quedan fuera títulos muy mencionados e imprescindibles, de modo que estas son solo aquellas en las que más atractivo he encontrado para mi particular manera de disfrutar del séptimo arte. Espero que os sirva como acicate para, una vez visionados, adentraros en otros títulos. Yo sigo en ello.

Las 50 mejores películas del cine mudo:

1) Tiempos modernos (Modern Times) (Charles Chaplin, 1936)

2) El acorazado Potemkin (Bronenosets Potyomkin) (Sergei M. Eisenstein, 1925)

3) Amanecer (Sunrise) (F. W. Murnau, 1927)

4) Luces de la ciudad (City Lights) (Charles Chaplin, 1931)

5) La quimera del oro (The Gold Rush) (Charles Chaplin, 1925)

6) El héroe del río (Steamboat Bill, Jr.) (Charles Reisner-Buster Keaton, 1928)

7) El viento (The Wind) (Victor Sjöström, 1928)

8) El chico (The Kid) (Charles Chaplin, 1921)

9) La carreta fantasma (Körkarlen) (Victor Sjöström, 1921)

10) Un perro andaluz (Un Chien Andalou) (Luis Buñuel-Salvador Dalí, 1929)

11) Avaricia (Greed) (Erich von Stroheim, 1924)

12) El maquinista de la General (The General)(Buster Keaton-Clyde Bruckman, 1926)

13) El ladrón de Bagdad (The Thief of Bagdad) (Raoul Walsh, 1924)

14) La madre (Mat)(Vsevolod Pudovkin, 1926)

15) Y el mundo marcha (The Crowd)(King Vidor, 1928)

16) Garras humanas (The Unknown)(Tod Browning, 1927)

17) Lirios rotos (Broken Blossoms)(D. W. Griffith, 1919)

18) Las tres luces (Der Müde Tod) (Fritz Lang, 1921)

19) El circo (The Circus) (Charles Chaplin, 1928)

20) El hombre con la cámara (Chelovek s kino-apparatom) (Dziga Vertov, 1929)

21) Metrópolis (Metropolis) (Fritz Lang, 1927)

22) La reina Kelly (Queen Kelly)(Erich von Stroheim, 1929)

23) Nosferatu (F. W. Murnau, 1922)

24) El doctor Mabuse, el jugador (Dr. Mabuse, der Spieler)(Fritz Lang, 1922)

25) El último (Der Letzte Mann)(F. W. Murnau, 1924)

26) El séptimo cielo (Seventh Heaven)(Frank Borzage, 1927)

27) Napoleón (Napoleon)(Abel Gance, 1927)

28) Octubre (Oktyabr) (Sergei M. Eisenstein-Grigori Aleksandrov, 1928)

29) El Gólem (Der Golem, wie er in die Welt kam)(Paul Wegener, 1920)

30) Nanuk, el esquimal (Nanook of the North)(Robert J. Flaherty, 1922)

31) La aldea maldita (Florián Rey, 1930)

32) Siete ocasiones (Seven Chances)(Buster Keaton, 1925)

33) Los nibelungos (La muerte de Sigfrido-La venganza de Krimilda) (Die Nibelungen: Siegfried Tod- Die Nibelungen: Kriemhilds Rache)(Fritz Lang, 1924)

34) El moderno Sherlock Holmes (Sherlock Jr.)(Buster Keaton, 1924)

35) La edad de oro (L’âge d’or)(Luis Buñuel, 1930)

36) El hombre mosca (Safety Last!)(Fred C. Newmeyer- Sam Taylor, 1923)

37) El cameraman (The Cameraman)(Edward Sedgwick-Buster Keaton, 1928)

38) Tierra (Zemlya)(Aleksandr Dovzhenko, 1930)

39) El hermanito (The Kid Brother)( Ted Wilde-J.A. Howe-Lewis Milestone, 1927))

40) El gabinete del doctor Caligari (Das Kabinett des Dr. Caligari) (Robert Wiene, 1920)

41) Armas al hombro (Soulder Arms) (Charles Chaplin, 1918)

42) El fantasma de la ópera (The Phantom of the Opera)(Robert Julian, 1925)

43) Vida de perro (A Dog’s Life)(Charles Chaplin, 1918)

44) Intolerancia (Intolerance)(D. W. Griffith, 1916)

45) Una mujer de París (A Woman of Paris)(Charles Chaplin, 1923)

46) Fausto (Faust)(F. W. Murnau, 1926)

47) El nacimiento de una nación (The Birth of a Nation)(D. W. Griffith, 1915)

48) Charlot emigrante (The Immigrant (A Modern Columbus))(Charles Chaplin, 1917)

49) El navegante (The Navigator)(Donald Crisp-Buster Keaton, 1924)

50) La caja de Pandora (Lulú)(Die Büchse der Pandora)(Georg Wilhelm Pabst, 1928)

Mención especial: Viaje a la luna (1902), de Georges Méliès, descubridor de las posibilidades artísticas y narrativas del cine.

Fecha: 20/07/11                                                                           Autor: Ángel Carrasco Sotos

Puede interesarte:

Las mejores películas ganadoras de Oscar
Las mejores películas de Luis Buñuel

Contenido perteneciente a The Best Music. Puedes seguirnos tambien en Twitter y en Facebook.

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

7 Respuestas a Las mejores películas del cine mudo

  1. Perem dijo:

    He de reconocer que pocas son las películas del Cine Mudo que he visto, por lo que es absolutamente imposible que fuera capaz de elaborar una lista.

    Realmente un trabajo impecable el que has realizado.

  2. Menudo pedazo de faena Angel, me quito la corona.

    Yo reconozco que desde que era pequeño que no veo ni una peli de cine mudo, si que he visto unas cuantas de la lista y me gustaban entonces, pero hoy en dia seria incapaz de valorarlas.

  3. Todas brutales, y tanto las de Chaplin como la de Lloyd siguen atraandome cuando las vuelvo a ver!
    un abrazo

  4. ÁNGEL dijo:

    Perem: Pues en esta lista ya tienes donde elegir. Creo que hay grandes pelis (aparte de Metrópolis, a la que sé que tienes en alta estima) de calidad premium.

    Rex: Nada, hay que ponerse a ello. La selección ya está hecha y no hay trampa ni cartón.

    4 strongs: Y no olvides a “Carapalo”. Tanto El héroe del río como Siete ocasiones tienes escenas, momentos, memorables. Por lo hablar de The General.

    Saludos.

  5. Alfonso LaFaro dijo:

    Angel, muy buena selección.

    Si me permitís, te recomendaría “El sombrero de paja de Italia” de René Clair y “La caída de la casa Usher” de Jean Epstein. Y por último, “El legado tenebroso” de Paul Leni, curiosa mezcla de terror, comedia y expresionismo alemán en la primitiva Universal Horror.

    Un saludo.

  6. ÁNGEL dijo:

    Las tendré en cuenta, Alfonso. La del sombrero de paja me suena haberla visto, pero no los otros títulos. Gracias por tu comentario.

  7. Eva dijo:

    Creo que deberías de incluir alguna de Rodolfo Valentino, si…, se que no fue un gran actor, pero fue una de las primeras estrellas y galanes, marcó una época y parte de la posterioridad, solo por eso, creo que debería de figurar alguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>