La quimera del oro (Charles Chaplin) – ¿Por qué?

Publicado el 05/07/2011 | por admin | Cine

por Fabián Castillo Molina

¿Por qué un aficionado al cine no debe perder más tiempo viendo películas mediocres mientras no conozca las causas por las que genios del séptimo arte manifestaron cuáles eran sus 10, 25, o cien mejores obras hasta el momento en sus declaraciones a un medio que lo publicó?

La lectura de la reciente entrada de Ángel en la que se divulgó las que hombres de cine como Luis Buñuel, Orson Welles, y Carl Theodor Dreyer consideraban sus mejores películas, me hace plantear  la necesidad imperiosa de conocer aquellas obras maestras por las que ellos quedaron impresionados y que, posteriormente, se han atrevido a ponerlas en orden de preferencia, y me alientan a recordar y revisar las que ya conozco y en las que coinciden los tres, como ocurre con La quimera del oro de Charles Chaplin.

Propongo aquí esbozar brevemente lo que nos queda en la memoria después del visionado de una película que gusta tanto a gentes tan entendidas, tan expertas y profesionales, como a personas anónimas, a gente corriente de la calle, sin estudios ni análisis profundos. ¿Qué recuerdo, después de varios años sin volver a ver la citada obra maestra de Charlot? Secuencias. Escenas. Planos. Momentos esenciales que se fijaron en mi memoria de manera firme y cuando los repaso mentalmente vuelven a producirme instantes de placer y regocijo: Ahora mismo, madrugada del 5 de julio de 2011, mientras escribo lo anterior, se mezclan la comida de los cordones de la bota, los bocados a la suela gastada, el delicado saboreo de las puntas o tachuelas arrancados de la suela. Pugnan por entrar en la selección de recuerdos y salir aquí, secuencias imborrables como la de la casa en equilibrio en el precipicio y las peripecias que ocurren en el interior de la misma al protagonista, el cual ignora qué está ocurriendo. La comida furtiva en el interior del restaurante y los suspiros de satisfacción mientras va saciando el hambre. El baile con la chica y el perro junto a ellos y él dándole con el pie queriendo retirarlo, desconociendo que va atado a su cuerpo. El baile de los panecillos. Las alucinaciones en las que ve convertido en un gran pollo a su compañero de habitación… en fin, tampoco se trata de contar la película ni destripar su contenido.

Es cierto que la memoria nos reserva lo que hemos visto un número mayor de veces sin que necesariamente hayamos tenido que volver a ver la película. Y también es verdad que las causas por las que eligen los nombres citados al principio esta obra como una de sus favoritas no son las mismas. Pero el hecho de tenerla en su recuerdo y que salga en la lista de lo mejor es una razón que nos invita a comprobarlo sin pérdida de tiempo. Ahora, este verano caluroso, estas próximas vacaciones. ¡Qué horas más bien aprovechadas!  qué buenos ratos viendo por vez primera títulos que ni siquiera conocíamos y otros que sí oímos hablar de ellos y leímos varias veces, incluso reseñas, críticas o comentarios, pero sobre cuyo contenido nunca nos detuvimos hora y media a ver, escuchar y analizar con atención.

Contenido perteneciente a The Best Music. Puedes seguirnos tambien en Twitter y en Facebook.

Sobre el autor

Publicidad

2 Respuestas a La quimera del oro (Charles Chaplin) – ¿Por qué?

  1. ÁNGEL dijo:

    Pues efectivamente, Fabián. Si gente que se ha movido siempre en el mundo del cine, que ha filmado y conoce las dificultades que esto entraña, que ha visto infinidad de películas y puede conocer sus entresijos, ¿quién mejor para indicarnos los títulos que es preferente ver? También esa es mi idea, y por eso esto de las listas llegadas de encuestas entre entendidos me anima a ver cada vez más cine: siempre se encuentran pequeños tesoros en esas listas, ¡y es que la historia del cine proyecta ya una sombra muy muy alargada! Pero es lo que yo digo siempre: necesitamos el tiempo de la eternidad para poder disfrutar de todos esos títulos. Una lástima no ser eternos, como el arte.

    En cuanto a La quimera del oro, está entre mis favoritas del cine mudo, cien sobre el que preparo una entrada y que estará preparada en cuanto termine de ver algunos títulos esenciales que me faltan. Ya verás cómo esta película de mi admirado Chaplin estará muy cerca de la cima.

    Gracias por esta colaboración tan especial. Espero que te animes a dejarnos de cuando en cuando tus impresiones. ¡Feliz verano de cine!

    Abrazos.

  2. Perem dijo:

    Charles Chaplin!!! Simplemente un maestro en mayúsculas. (no en vano lo cito en la anterior entrada)

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *